Temas:

LA PALMA CHILENA

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

PALMAS PRESENTES EN CHILE

REPRODUCCIÓN

HABLANDO DE PALMAS

ALGUNAS UTILIDADES

TRASLADO

ENFERMEDADES


la palma chilena

 

    La Jubaea chilensis, es el orgullo de la flora nativa de Chile y crece en forma natural a partir de Ovalle, por el norte, hasta las proximidades del río Maule, por el sur. Se encuentra diseminada en grupos o en forma individual en muchos lugares del Area Metropolitana, Quinta y Sexta Región. Por cantidades de miles de ejemplares las encontramos en Ocoa y en Cocalán.

    Actualmente encontramos, al menos, un ejemplar en lugares tan al sur como Frutillar, Valdivia y Osorno. Si no hay más al sur, al menos en Chiloé, es sólo porque no se las ha plantado, creo yo.

    Por el norte he visto dos muy altas y señoriales a la entrada de la ciudad peruana de Tacna, seguramente plantadas hace más de 100 años. En Arica deberían haber 4 chiquititas que hemos llevado de regalo: 2 a la municipalidad y 2 al Club de Huasos, cuando hemos ido al Campeonato Nacional de Cueca, en 1997 y 1999. Ya crecerán.

    En los pueblos del norte reina la Fenix canariense, la Washingtonian y otras especies extranjeras.

    La explotación a nivel casero y sin ningún control, desde la época colonial agotaron todos los palmares cercanos a pueblos y ciudades. Entre los que subsistieron, tenemos Ocoa con unas 70.000, Cocalán, con 35.000, cuesta de Los Guindos, cerca de Melipilla, con 2.500, en Las Zorras, Agua Santa, El Salto y Viña del Mar con 1.500 ejemplares. En Llay-Llay y San Felipe 1.500 palmas, en Pedegua, en Petorca, encontramos otras 500. En Los Vilos en las localidades de Limahuida y Tilama hay 500. También podemos encontrar una importante cantidad en La Candelaria, cerca de Chépica y en San Miguel de las Palmas, en Pichilemu. Se evitó su extinción por estar en lugares muy apartados y, principalmente porque muchos dueños de haciendas impidieron su explotación irracional.

LA PALMA CHILENA UNA ESPECIE PROTEGIDA

   La preocupación de protegerla mediante leyes data de más de 50 años. 

    El Decreto Ley N° 701 de 1974 establece que la palma chilena, al igual que otras especies forestales queda sometida a que cualquier corta o explotación deben ser hechas al amparo de un manejo aprobado por  el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). De esta manera se asegura la conservación, mejoramiento y el acrecentamiento de dichos recursos.

    En el Decreto Supremo N° 259 del 01-09-1980 del Ministerio de Agricultura aparece detallada toda una normativa destinada a proteger el bosque nativo. Varios artículos se refieren específicamente a la palma chilena.